Jinglong Huang

HEAD COACH – Jinglong Huang

La primera vez que vi hacer Tuishou fue en el año 1996. Lo recuerdo como si fuera ayer. Estaba paseando por un parque de la ciudad de Shanghai y me paré a observar a unas personas que se empujaban de manera extraña. Ya hacía años que practicaba Wushu tradicional (Kungfu) pero nunca había tenido la oportunidad de ver a personas practicando Tuishou. Desde aquel día nació en mi el interés por el empuje de manos.

No fue hasta el año 2000 (mi primera llegada a Taiwán), cuando empecé a practicarlo con más intensidad. En aquella etapa de mi vida me quede tres años a vivir en la isla y solía practicar en los parques, pero nunca muy seriamente. Lo hacía más por entretenimiento y porque me parecía muy divertido.

JInglong Huang_(Jinglong Huang, Taiwán año 2000)

Después de esta estancia en la isla de Taiwán, regrese de nuevo a China para pasar allí unos cuantos años. Durante este periodo no seguí entrenando Tuishou.

Fue en el año 2007 cuando me volví a afincar en la isla de Taiwán, concretamente en la ciudad de Tainan, donde un día en un parque practicando me di cuenta que el Tuishou que ellos realizaban tenía algo diferente al resto. Algo que no había visto, ni sentido, en otros lugares. En aquel entonces no sabía muy bien lo que era pero pasado un tiempo, empecé a entender porque era tan diferente y especial.

Fue en el año 2011, durante un intercambio de Tuishou, cuando conocí al maestro Zhuang Kaijun. Él, ya había oído hablar de mi, pues en Tainan todos los practicantes de Tuishou me conocían. Después de estar empujando con el maestro, se me derrumbaron todas mis teorías construidas durante años y su empuje me dejó meditativo durante varios días.

Me dijo: “…todo el mundo dice que eres muy bueno pero tu Jin es muy débil y tu escucha bastante mala. Si yo quisiera, te sería imposible rozar cualquier parte de mi cuerpo.”

Sus palabras, en aquel momento, me parecieron soberbias y me golpearon fuertemente en mi ego. Después de un tiempo, supe cual era su intención; simplemente quiso abrirme los ojos. Por supuesto, en ese enfrentamiento, ni lo rocé un instante.

El maestro Zhuang Kaijun, como entrenador del Centro Tradicional de Kungfu/Tuishou Luohantang, me abrió las puertas de otro mundo y otra manera de entender el trabajo tradicional enfocado al empuje de manos.

A día de hoy, sólo tengo palabras de agradecimiento por todo lo que hizo por mi en aquel encuentro.

Con su recomendación y el beneplácito de todos, me convertí en el primer extranjero en entrar al Centro Luohangtang y desde entonces, mi Tuishou ha cambiado completamente.

JInglong Huang_1(Jinglong Huang, Taiwán 2017))

He aprendido muchísimas cosas con ellos pero, si tuviera que reducir todo lo asimilado durante los entrenamientos en dos frases, lo haría de la siguiente manera:

  1. En el Wushu Tradicional (Kungfu), todos los tratados y escritos antiguos donde pone “secretos del estilo”, simplemente aluden a un trabajo básico profundo “jibengong”. Sin un profundo trabajo de base, no existe Gongfu. Éste, es el único secreto.
  2. El respeto hacia todas las maneras de entender el entrenamiento y el respeto hacia la tradición, es el único pilar para llegar lejos.

Mi alias es “XIAOLONG”.